NewDetail

AICEP
Agência para o Investimento e Comércio Externo de Portugal

CABEÇALHO

El directivo de la agencia de viajes online explica a ABC que este año en agosto, mes en el que se reserva mucho para septiembre y octubre, «el 90% de las reservas son para este mes, un 9% para septiembre y un 1% para octubre».

El verano encara su recta final y el turismo no arranca. De hecho, se espera que con las nuevas medidas de Sanidad, la cuarentena puesta por Reino Unido a los viajeros procedentes de España y las recomendaciones de más países, como Alemania, de no viajar a nuestro país la situación empeore. Hablamos sobre el momento que pasa el principal sector de la economía española con Ricardo Fernández, director general de Destinia, agencia de viajes online. La compañía cuenta con oficinas en 6 países y vende online en más de 90, ofreciendo más de 1 millón de hoteles y apartamentos y otras actividades.

 

¿Qué valoración hace la crisis?

Para todo el sector ha sido una tabla rasa. Se han perdido 30 millones de visitantes y más de 30.000 millones de euros. Todos hemos pasado de 100 a 0. Para nosotros también, porque marzo, abril y mayo han sido meses de cero ventas, aunque ha sido también una oportunidad. El año pasado vendimos en 90 países, hicimos una internacionalización muy fuerte y hemos intentado aprovechar que no todos los mercados han caído a la misma velocidad para crecer en mercados menos relevantes.

 

¿Cómo han ido las ventas del verano?

En julio, comparado con el año pasado, hemos vendido un 60% de media, así que hemos perdido un 40. Ahora agosto depende de cómo afectan los rebrotes. Ahora mismo nuestras expectativas es estar en un 75%, porque en las últimas dos semanas se están haciendo muchas ventas de últimos minutos. La gente, por un tema psicológico, está viendo que seguramente haya bloqueos y prefiere irse de vacaciones ahora unos días. La reserva inmediata está creciendo una barbaridad.

 

¿Qué novedades tuvieron que implantar en las reservas a raíz de la pandemia?

Nosotros fuimos de los primeros en poner un seguro anti Covid, pero no ha sido un producto muy vendido. A nivel hotelero sí ha funcionado bien, pero la gente lo que ha hecho en nuestro caso es pasarse a reservas 100% reembolsables. Hemos pasado a que el 90% de las reservas sean reembolsables y a que el 60% de las reservas se hagan desde el mismo día que se reserva a cuatro días vista. Es decir, el lunes-martes la gente mira qué destinos son más seguros y hace sus reservas para entrar el viernes. Eso es lo que ha dado seguridad a la gente: reservas de último minuto y tarifa reembolsable. El seguro no ha tenido mucho éxito.

 

¿Qué porcentaje tienen de turistas internacionales y nacionales?

En julio el mercado internacional fue del 25% por la mayor apertura del turismo. Después de las noticias de cuarentena estamos en agosto en un 10%. El 90% es cliente nacional. Esto hace que el volumen sea menos. A nosotros nos afecta menos por ser online. Porque del 100% de reservas que se hacen, la mitad se hace en agencias físicas. Como estas se están recuperando más lentamente, hay parte de ese trozo de la tarta que se ha movido al mundo online.

 

¿Es España el país más perjudicado de toda la crisis?

A nivel internacional, totalmente. Países como Portugal, Italia y España, el 85% de las reservas las hacen para su propio país. Pero si miramos Reino Unido y Alemania, solamente el 15% es para su cuota nacional, mientras que para España esta cuota es más pequeña que en otros años. Hay destinos como Portugal, Grecia y Turquía que a nivel destino España han robado muchos turistas del norte de Europa. Como destino hemos perdido casi todo el cliente internacional.

 

¿La recuperación podrá venir en 2021?

Va a depender. Para todo el sector digital, para final de año y principios de 2021, si no hay grandes rebrotes, nos podríamos recuperar. Para las empresas hoteleras y las que están más pegadas al destino podrían tener que esperar a final de 2021 y principios de 2022.

 

¿Cuáles son los destinos preferidos?

En España hay destinos del norte que están funcionando muy bien, tipo Sanxenxo y Asturias. Pero a nivel volumen, los destinos ganadores son los de siempre: Benidorm, Tenerife, Gran Canaria, Torremolinos, Roquetas de Mar y Mallorca. Para el cliente español, el 35% de lo que ha reservado es para islas. Y otra cosa relevante es que la cuota del cliente internacional ha aumentado del 25% al 52%. Vienen menos turistas internacionales, pero vienen más focalizados.

 

¿El cliente español mira destinos internacionales?

A finales de junio sí empezó a mirar Portugal, el sur de Francia e incluso el Caribe para el año que viene. Sin embargo, estas últimas semanas se ha paralizado todo. El cliente nacional está buscando España y está esperando porque creo que tiene la sensación de que no puede hacer grandes planes a medio plazo porque no sabe qué es lo que puede llegar a pasar. Por ejemplo, un viaje a una capital europea ni se lo plantea. Otro dato interesante es que ahora mismo suele haber muchas reservas para septiembre y octubre. Este año el 90% de lo que se está reservando es para el mismo agosto, un 9% para septiembre y un 1% para octubre y más adelante. Nos hemos vuelto mucho más cortoplacistas.

 

Entonces el destino vacacional es el que mejor se está comportando…

Sí, a nivel volumen sin duda. Aunque es cierto que a nivel comparado hay otros destinos que han crecido. Al final el vacacional son los que más capacidad tienen para vender.

 

Como se hablaba de que este año se buscaban destinos más de naturaleza…

Sí, y han sido los destinos que primero se han agotado. Pero en el fondo hay menos camas por lo que no se puede comparar con Benidorm, por ejemplo, que tiene cien veces más.

 

¿Han cambiado las preferencias de los consumidores a la hora de viajar? Por ejemplo, que para evitar aglomeraciones prefieran un apartamento a un hotel...

Al principio se agotaron los apartamentos y los destinos más separados del resto de productos. Había ese miedo. Pero desde que los hoteleros crearon ese sello de seguridad y el precio de los apartamentos ha ido subiendo el cliente se ha reconducido al hotel. Los incrementos de precio en apartamentos han sido más brutales.

 

En cuanto al número de noches no ha cambiado la tendencia. Pero sí ha cambiado que los vuelos han caído mucho más que el hotel. La gente no busca vuelos ahora mismo. Casi todos buscan destinos de proximidad, que se pueda ir en coche, menos en las islas. A nivel peninsular, no hay esas reservas de otros años para vuelos de dentro de la misma. Los vuelos a las grandes capitales europeas han desaparecido también.

 

Las aerolíneas y los hoteles han hecho muchas rebajas para captar demanda, ¿podrán aguantar mucho tiempo así?

En el mundo de las aerolíneas ya se veía antes de la crisis que los precios iban a subir porque si no no eran rentables. Han quebrado más de quince en esta pandemia. En hoteles también ha habido reducción de precio, pero ha sido dependiendo el destino. En algunos ha habido incrementos del 5-10% en el precio medio por noche. El precio de lo aviones tiene que crecer para 2021 porque si no no es rentable. Tenemos que tener claro que volar tiene un coste importante.

Partilhar