NewDetail

AICEP
Agência para o Investimento e Comércio Externo de Portugal

CABEÇALHO

La industria de la moda ha alertado de una ralentización de las ventas en la colección de verano debido al impacto del coronavirus, que ha provocado la paralización de la actividad en China, de donde procede gran parte de su abastecimiento (tejidos, avíos y fornituras), y el riesgo de que se produzca un retraso en los plazos de entrega de los suministros.

"Inevitablemente habrá un perjuicio respecto a la presentación de colecciones, muestrarios, ferias y producciones. En las tiendas ya se percibe cierto temor por la ralentización de las ventas en la colección Verano 2020 a nivel nacional e internacional. Hablamos de anulaciones de pedidos y solicitudes de retraso", han señalado desde la Federación Española de Empresas de la Confección (Fedecon).

 

Hasta el momento, según ha explicado la federación, las fábricas se han mantenido gracias a la acumulación de stock prevista por la celebración del Año Nuevo Chino. Sin embargo, la situación que atraviesa el gigante asiático, y tras la paralización de la actividad en el mismo, plantea el riesgo de que se produzca un retraso en los plazos de entrega de los suministros.

 

"Si bien algunos mercados de materias primas en China ya han abierto, no son todos y los centros de producción se mantienen cautos en el servicio", han añadido.

 

Ante la posibilidad de no llegar a tiempo a las próximas temporadas, Fedecon ha explicado que las medidas de actuación van dirigidas al desvío de aprovisionamiento a fábricas situadas en las proximidades más fáciles de gestionar como la India, Turquía, Portugal e, inclusive, España.

 

"Este procedimiento precautorio, evitaría un desabastecimiento en nuestras existencias, aunque suponga un incremento del gasto a causa del aumento y concentración de la demanda, y a pesar del insuficiente margen de tiempo con el que se cuenta para cerrar producciones serias con proveedores no contrastados", ha señalado.

 

Por otro lado, según ha señalado Fedecon, hay que poner atención sobre la posible repercusión negativa en los costes industriales e, incluso, en la capacidad de producir de aquellos talleres más pequeños que, habituados a un menor nivel de trabajo, se vean desbordados.

 

"La gestión de una crisis como la actual, no tiene una resolución rápida y sencilla", ha reconocido la federación, quien ha considera necesario, de cara al futuro, relocalizar la producción dentro del país y diversificar su actividad "en un 50-50" para dinamizar la economía, generar empleo y superar más ágilmente las adversidades.

 

"A día de hoy, la deslocalización de nuestras fábricas es una de las problemáticas más influyentes del sector moda. El grueso de la reubicación a China se originó con la crisis de 2008, que impactó enormemente sobre nuestra industria. Todavía mantiene sus repercusiones, ya que no llegamos a recuperarnos plenamente", ha señalado.

 

En este escenario, Fedecon considera esencial "concienciar" sobre el valor del producto nacional, invertir en formación y recuperar oficios que se están perdiendo. "Se trata de un abordaje en profundidad que no puede conseguirse sin el apoyo de las administraciones y el Gobierno", ha añadido.

 

Por otro lado, la Confederación ModaEspaña, siguiendo las indicaciones del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, ha abierto una línea de comunicación directa por correo electrónico (canaldirectocoronavirus@modaespana.org) para abordar la crisis del coronavirus.

 

Por su parte, la Confederación mantendrá un diálogo continuo con los ministerios con el fin de obtener información relativa al coronavirus, posibles cuarentenas, financiación y expedientes de regulación de empleo temporales (ERTEs), entre otros asuntos, con la intención de hacer frente a la situación de la manera "más completa y coordinada posible".

Partilhar