Guía del Inversor - Régimen Fiscal - Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

AICEP
Agência para o Investimento e Comércio Externo de Portugal

CABEÇALHO

Contact Us


Homepage » Invertir en Portugal » Sistema Fiscal

Invertir en Portugal

  

 

Guía del Inversor

 

Régimen Fiscal

 

2. Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

 

2.1 Resumen

 

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

Imposto sobre o Rendimento das Pessoas Singulares (IRS)

Entrada en vigor

1 de enero de 1989 (1 de enero de 2015, última reforma del IRPF ampliada)

Tipos impositivos

- Tipo impositivo progresivo de hasta el 48%

- Puede aplicarse un impuesto solidario del 2,5% o 5%, dependiendo de las rentas imponibles

- Puede aplicarse un recargo adicional del 3,5% (v. 2.5 sobre el crédito fiscal especial)

Exenciones y tipos reducidos

Pueden aplicarse algunas exenciones y tipos reducidos en virtud de regímenes especiales (p. ej., pagos de compañías de seguro en determinadas condiciones y residentes no habituales)

Declaraciones del IRPF

Declaración anual del IRPF, que debe presentarse antes del 30 de abril o del 31 de mayo del año siguiente (dependiendo del tipo de rentas generadas) El plazo podría ampliarse al 31 de diciembre si se generan rentas en el extranjero.

  

2.2 Sujetos pasivos

 

Residentes

No Residentes

Los residentes en Portugal tributan por sus rentas mundiales a tipos progresivos que van del 0% al 48% para 2015.

Los no residentes sólo tributan por las rentas de origen portugués, que incluyen no sólo la parte de retribución que puede atribuirse a la actividad llevada a cabo en Portugal, sino también a la retribución soportada por una sociedad o un establecimiento permanente portugués.

Los no residentes tributan a un tipo fijo del 25% sobre su tributación imponible, en 2015.

 

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

Se considera que una persona es residente en Portugal cuando pasa más de 183 días, consecutivos o no, en Portugal en cualquier periodo de 12 meses que comience o termine en el ejercicio fiscal correspondiente. También se considera que una persona es residente en Portugal si mantiene una vivienda a cualquier momento, porque eso indica que existe una residencia habitual en Portugal.
La reforma del IRPF introdujo el concepto de residencia parcial, de forma que existe una relación directa entre el periodo de presencia física en territorio portugués y el estado de residente a efectos fiscales. Así, por regla general, el sujeto pasivo se convertirá en residente en Portugal desde el primer día de estancia en territorio portugués y dejará de serlo desde el último día de estancia en Portugal, con contadas excepciones.


Consulte el punto 2.9. más adelante para conocer el régimen de residentes no habituales.
 

2.3 Rentas imponibles

 

2.3.1 Rendimientos del trabajo, pensiones y emolumentos de consejeros

 

El IRPF se aplica a las rentas generadas por las personas físicas con su trabajo, a las pensiones y a los emolumentos de los consejeros.

 

Rendimientos del trabajo

Los rendimientos del trabajo incluyen todos los pagos relacionados con el trabajo realizado, como salarios, primas, comisiones, devoluciones de impuestos, pensiones, complementos (por ejemplo, complementos de coste de vida y vivienda), y prestaciones en especie (por ejemplo, coches de empresa), con independencia del lugar en que tenga origen el pago.

 

Los complementos para viajes nacionales e internacionales, así como el kilometraje y las dietas para comidas que superen las establecidas para los empleados de los ministerios públicos también son imponibles como rendimientos del trabajo.

 

Fondos de pensiones

Los primeros 4.104 € de rendimientos de pensiones están exentos de impuestos.

 

Si el importe anual de los rendimientos de pensiones es superior a 22.500 €, por persona, se aplican normas especiales que posiblemente provoquen que estos rendimientos reciban el mismo tratamiento que los rendimientos del trabajo.

 

Emolumentos de consejeros 

Los emolumentos pagados a los consejeros reciben el mismo tratamiento que los rendimientos del trabajo.

 

2.3.2 Rendimientos empresariales

 

Los rendimientos imponibles por el IRPF incluyen todos los rendimientos generados por un profesional, como comisiones y rendimientos empresariales (incluidos los ingresos por alquileres en régimen de opción). Dichos rendimientos pueden tributar por el régimen simplificado o basándose en las cuentas del sujeto pasivo.

 

El régimen simplificado sólo se aplicará a los sujetos pasivos que, sin haber optado por la contabilidad oficial, tengan una facturación o unos rendimientos empresariales o profesionales brutos inferiores a 200.000 € en el ejercicio anterior. Los rendimientos empresariales y profesionales tributan a los tipos progresivos del IRPF.

 

2.3.3 Rendimientos de inversión

 

Los dividendos e intereses (intereses bancarios, préstamos entre accionistas, obligaciones, letras u otros efectos de sociedades cotizadas, así como intereses de deuda pública) tributan a un tipo fijo del 28% (ya sea mediante retención o por el impuesto autonómico).

 

No obstante, el sujeto pasivo puede optar por incluir estas partidas en las rentas imponibles en la declaración, tributando así por ellas a tipos marginales que irían del 14,50% al 48%, en 2015. En tal caso, existe un crédito disponible contra la deuda tributaria portuguesa por el menor de los siguientes importes: el impuesto pagado en el país extranjero por esos dividendos e intereses o el importe del impuesto pagadero en Portugal por esos rendimientos. En el caso de los dividendos e intereses pagados por países con los que Portugal haya firmado un convenio para evitar la doble imposición, el crédito fiscal no debería superar el porcentaje establecido en el convenio.

 

Si el sujeto pasivo opta por declarar los dividendos en su declaración, sólo el 50% estará sujeto a imposición a los tipos marginales vigentes, si la sociedad pagadora es residente a efectos fiscales en un país de la UE, aunque tributará por la totalidad de los rendimientos de inversión (y también tendrá que incorporar las plusvalías a las rentas imponibles).

Los rendimientos de inversión pagados por sociedades sin establecimiento permanente en Portugal, que tengan su domicilio en una jurisdicción incluida en la lista negra, tributarán a un tipo del 35%, ya sea mediante retención o por el impuesto autonómico.

 

2.3.4 Alquileres

 

Los rendimientos derivados de alquileres están sujetos a retención a un tipo del 25%, siempre y cuando el pagador sea una entidad que sujeta a llevar la contabilidad según la legislación.

 

Los gastos de mantenimiento y reparación, y el impuesto municipal sobre la propiedad y el impuesto sobre actos jurídicos documentados pueden deducirse de los rendimientos brutos del alquiler, cuando realmente se incurra en ellos y siempre que sean debidamente justificados.

 

Los rendimientos derivados de alquileres están sujetos a un tipo fijo del 28%, si bien el sujeto pasivo puede optar por incorporar estas rentas a las correspondientes rentas imponibles en la declaración. Si el sujeto pasivo se decanta por esta opción, los rendimientos tributarían a los tipos progresivos, concediéndose un crédito por cualquier retención fiscal practicada. Los rendimientos derivados de alquileres obtenidos por no residentes tributan a un tipo fijo del 28%.

 

2.3.5 Plusvalías

 

Regla general 

Como regla general, las plusvalías tributan a un tipo fijo del 28%. Sólo el 50% de las plusvalías derivadas de la venta de acciones mantenidas en microempresas y pequeñas empresas no cotizadas en bolsa estará sujeto a tributación.

 

Las plusvalías obtenidas por no residentes que no sean soportadas por un establecimiento permanente en Portugal tributan íntegramente a un tipo fijo del 28% (a excepción de las plusvalías obtenidas en la venta de acciones, que están exentas en determinados casos).

 

No se practica retención alguna sobre las plusvalías y las minusvalías sólo pueden compensarse con plusvalías.

 

Venta de bienes inmuebles 

El 50% de las plusvalías derivadas de la venta de bienes inmuebles por parte de residentes fiscales en Portugal tributa a tipos progresivos que van del 14,50% al 48%, en 2015. Al calcular la plusvalía derivada de la venta del inmueble, el precio de compra se indexa a un coeficiente estatal oficial para tener en cuenta la inflación.

 

La ganancia puede quedar total o parcialmente exenta de impuestos si el inmueble que se vende es la primera residencia del sujeto pasivo y el producto de la venta, minorado en el valor de cualquier préstamo pendiente relacionado con la compra del inmueble objeto de venta, se reinvierte en la adquisición, mejora o construcción de otra primera residencia en Portugal o en la Unión Europea en un plazo de 36 meses a contar desde la venta o en un plazo de 24 meses antes de la venta.

 

La reforma del IRPF introdujo una actualización de las partidas que quedaban englobadas en la definición de rendimientos de inversión y plusvalías. Entre los principales cambios, se incluyen (i) la ampliación de los tipos de rentas que se considera que quedan englobados en la categoría de plusvalías, como la cesión de créditos, el rescate de títulos de renta fija y el rescate de participaciones en fondos; (ii) el reconocimiento de las plusvalías/minusvalías como aumentos/disminuciones patrimoniales por el valor asignado como consecuencia de la liquidación, resolución o cancelación de estructuras fiduciarias; y (iii) el reconocimiento de coeficientes de desgravación indizados (aplicables a las transmisiones de bienes inmuebles, según lo anterior) sobre el precio de compra de acciones/títulos cuando exista un plazo de más de 2 años entre la fecha de adquisición y la fecha de venta, así como el reconocimiento de los gastos necesarios relacionados con la adquisición y enajenación de acciones/títulos a efectos del cálculo de las plusvalías.

 

2.4 Desgravaciones y deducciones

 

Empleados. Los empleados podrán deducir de la base imponible las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social sin límite alguno. Las cuotas sindicales y las indemnizaciones pagadas a la sociedad también podrán deducirse, con sujeción a los límites aplicables.


Empresarios. Como se ha mencionado anteriormente, en virtud del régimen simplificado, los rendimientos imponibles se calculan aplicando coeficientes predeterminados, que varían dependiendo del sector de actividad, a los rendimientos brutos. Estos coeficientes todavía no se han definido; actualmente, las rentas imponibles se determinan aplicando un determinado porcentaje, que depende del tipo de renta. En este régimen simplificado, las rentas tributan sobre el 15% de las ventas de productos y servicios del sector hostelero, el 75% o el 30% dependiendo de los servicios profesionales y empresariales que hayan generado las rentas, el 95% de las rentas derivadas de la venta o utilización de derechos de IP, royalties, alquileres y rendimientos de inversión, el 30% de las ayudas públicas no destinadas al examen de negocios, el 10% de las ayudas públicas destinadas al examen de actividades de negocio, y el 100% de los servicios prestados por el accionista a la sociedad sujeta al régimen de transparencia fiscal.

 

Ningún gasto relacionado con la actividad es deducible del importe resultante.
El régimen contable organizado contempla la deducción de gastos relacionados con la actividad. Las rentas imponibles se calculan utilizando las normas del IS, aunque impone ciertas limitaciones a la deducción de algunos gastos, como los gastos de viaje.

2.5 Tipos Impositivos (Tabla)

 

Rentas imponibles

Impuesto sobre importe menor €

Tipo aplicable
al excesso %

Por encima de €

Hasta €

0

7.000

0

14,50

7.000

20.000

1.015

28,50

20.000

40.000

4.720

37

40.000

80.000

12.120

45

80.000

-

30.120

48

 

Los tipos incluyen un impuesto de solidaridad adicional para las rentas imponibles comprendidas entre 80.000 € y 250.000€. Asimismo, en 2015, las rentas imponibles que superen los 7.070€ estarán sujetas a un recargo extraordinario del 3,5%. Este tipo también se aplica a los residentes no habituales que se beneficien del tipo fijo del 20%.


Si la tributación por IRPF e IVA superan las previsiones presupuestarias, podría aplicarse un crédito fiscal en 2016 por el total o una parte del exceso de IRPF pagado en 2015. El importe de este crédito fiscal, en su caso, sólo se conocerá en enero de 2016, aunque los sujetos pasivos podrán estimarlo de forma razonable durante 2015 al seguir el cumplimiento del presupuesto.

 

2.6 Coeficiente familiar


La reforma del IRPF sustituyó el sistema de distribución de rentas, que permitía a las parejas dividir sus rentas agregadas entre dos a efectos de aplicar los tipos progresivos y doblar el pasivo fiscal después.


Se introduce un coeficiente familiar en virtud del cual se otorga a cada sujeto pasivo  un factor de 1 y a cada dependiente un factor de 0,3 o 0,15 (para las parejas que optan por tributar por separado), como sigue:

 

Estado civil

Régimen de tributación

Número de dependientes o ascendientes

N.º

Con

Casado por la Iglesia

o por lo civil

Separada

1

1 + 0,15 * (d+a)

Conjunta

2

2 + 0,3 * (d+a)

Soltero

1

1 + 0,3 * (d+a)

 

Existen límites al importe de la cuota de impuesto a pagar que se ahorra al considerar a los dependientes en el coeficiente familiar para determinados umbrales (entre 300€ y 2.000€ por familia o sujeto pasivo dependiendo del número de dependientes y de la opción de presentación, separada o conjunta), como sigue:

 

 

Un dependiente

Dos dependientes

Tres o más dependientes

Tributación individual

300 €

625 €

1.000 €

Tributación conjunta

600 €

1.250 €

2.000 €

Familias monoparentales

350 €

750 €

1.200 €

 

Para 2016 y 2017 (con sujeción al impacto de estas medidas), se propone incrementar el coeficiente familiar a 0,4 y 0,5 así como aumentar los límites de reducción del impuesto a pagar en un 12,5%.

 

2.7 Deducciones e incentivos fiscales 

 

Las personas físicas pueden aplicar las siguientes deducciones a la cuota del impuesto a pagar: 

 

Tipo de gasto

Deducción

Deducciones personales

Deducción de un importe fijo de 325€ y 300€, respectivamente, por dependiente y ascendiente que viva en la misma casa y que no tenga ingresos superiores a la pensión mínima a tenor de régimen general. Estos importes se incrementan en 125e y 110€, respectivamente, por cada dependiente menor de 3 años de edad a 31 de diciembre o si sólo hay un ascendiente. En relación con los dependientes incluidos en más de una declaración anual, el importe de la deducción fiscal corresponderá al 50% del importe.

Gastos familiares generales

Deducción de gastos familiares generales, correspondientes a un 35% del importe de gastos incurridos por cualquier miembro de la familia, con un límite de 250€ por sujeto pasivo, cuyo número de identificación fiscal figure en las facturas de los bienes o servicios adquiridos en cualquier sector o actividad, siempre que estos gastos sean comunicados a las autoridades fiscales portuguesas, a excepción de los sectores que se mencionan a continuación. Así, si se presenta la declaración de forma conjunta, el límite anterior asciende a 500€. En el caso de familias monoparentales, la deducción se incrementa al 45% del monto de los gastos incurridos por cualquier miembro de la familia, con un límite global de 335€.

Gastos sanitarios

Deducción del 15% de los gastos sanitarios no reembolsados hasta un límite de 1.000 € (exentos de IVA, o sujetos a IVA a un tipo del 6%)

Gastos de enseñanza

30% de todos los gastos de enseñanza hasta un límite de 800€.

Intereses o alquiler de vivienda

15% de los intereses de deudas, en el caso de contratos firmados hasta el 31 de diciembre de 2011, por préstamos para la adquisición de primera residencia privada en Portugal, de casa permanente en la UE o en el EEE, limitado a 296 €. En caso de alquiler de una casa permanente en la UE o en el EEE, el límite es de 502 €.

Pensiones alimenticias

Deducción del 20% de los pagos por pensión alimenticia establecidos por sentencia judicial, sin límite (que estarán sujetos a impuestos al mismo tipo)

Aportaciones a planes de ahorro para jubilación individual (PPR)

20% de estas aportaciones, con los siguientes límites:

·         400 €, en el caso de sujetos pasivos de menos de 35 años de edad;

·         350 €, en el caso de sujetos pasivos de entre 35 y 50 años de edad;

·         300 €, en el caso de sujetos pasivos de más de 50 años de edad;

Cuotas y gastos pagados a residencias de ancianos

25%, con un límite de 403,75 €

Doble tributación internacional

Existen deducciones para los impuestos pagados en el extranjero por las rentas de origen extranjero.

Personas con discapacidad

Las personas con discapacidad reconocida tienen derecho a deducir del impuesto sobre la renta un importe de 1.900 €.

Régimen de capitalización pública

20% de las aportaciones realizadas a cuentas personales gestionadas a tenor de un plan de capitalización pública, con un límite de 350 € por sujeto passivo.


Algunas de las limitaciones que se aplican a las deducciones e incentivos fiscales son las siguientes:

 

Límite a la suma de deducciones (*)

Rendimientos imponibles incluidos en el 1.er tramo

Sin límite

Rendimientos imponibles incluidos en el 2.º, 3er y 4.º tramo

1.000€+[(2.500-1.000)*[(80.000-rentas imponibles)/(80.000-7.000)]]

Rendimientos imponibles incluidos en el 5.º tramo

1.000 €

(*) Incluye los gastos sanitarios, de enseñanza y formación, las cuotas de residencias de ancianos, los costes de bienes inmuebles y los gastos de pensión alimenticia.

 

Estos límites se incrementan en un 10% por cada dependiente o “ahijado civil”, que no sea sujeto pasivo.

 

2.8 Pagos a No Residentes (Tabla)

 

Tipo de rentas imponibles

Retención aplicable a no residentes

Rendimientos del trabajo

25%

Emolumentos de consejeros y similares

Rendimientos de servicios profesionales y empresariales 

Royalties y rendimientos de derechos de autor

Comisiones

Intereses de depósitos bancarios

28%

Rendimientos de pólizas de seguros de vida

Intereses de obligaciones del Estado

Dividendos

Ganancias derivados de swaps, otras operaciones de crédito y otros instrumentos financieros

Rendimientos del uso o la concesión de equipos

25%

Alquileres

Pensiones

Otros rendimientos de inversión (incluidos otros interesses)

28%

Ciertas indemnizaciones

25%

Rendimientos de inversión, si no se declara el beneficiario efectivo

35%

Rendimientos de inversión obtenidos en jurisdicciones que figuran en la lista negra

 

2.9 Residentes No Habituales

 

El sujeto pasivo que ha pasado a ser residente a efectos fiscales en Portugal para un ejercicio concreto y que no ha tributado como residente en Portugal en ninguno de los cinco años anteriores, puede solicitar la aplicación del régimen fiscal especial para residentes no habituales a efectos fiscales.


En términos generales, los residentes no habituales tributarán a un tipo fijo del 20% con respecto a los rendimientos del trabajo (Categoría A) y los rendimientos del autoempleo (Categoría B) derivados de actividades de gran valor de carácter científico, artístico o técnico.


Se definen como actividades de gran valor los siguientes tipos de actividades:

 

Arquitectos, ingenieros y técnicos similares

Profesores universitarios

Artistas, actores y músicos

Psicólogos

Auditores

Profesiones liberales, técnicos y similares

Médicos y dentistas

Inversores, consejeros y directores (con limites)

 

El residente no habitual tiene derecho a tributar como tal durante un periodo de diez años.

 

Además, en general, las rentas de origen extranjero pueden estar exentas de imposición en algunas condiciones específicas.

 

La aplicación del régimen fiscal de la residencia no habitual tiene que ser solicitada antes del 31 de marzo, inclusive, del año siguiente al año en que el sujeto pasivo ha pasado a ser residente a efectos fiscales en Portugal.

 

  

Contenido proporcionado por:

Content supplied by Garrigues

 

 

 

 

 

Partilhar